Eibar 4-1 Girona

Apenas 41 segundos es lo que tardó Inui en abrir la fiesta navideña del Eibar. El japonés puso la guinda al gran 2017 del Eibar, que acecha ...

Apenas 41 segundos es lo que tardó Inui en abrir la fiesta navideña del Eibar. El japonés puso la guinda al gran 2017 del Eibar, que acecha los puestos europeos y que se llevó por delante al Girona en los primeros minutos. El arranque no pudo ser mejor para la parroquia armera. En esa primera jugada, Inui recogió el balón de un saque de banda, se marchó con un amago de Bernardo y batió a Bono con un tiro raso. Los jugadores no habían roto a sudar aún y el Eibar ganaba ya 1-0.

Más allá de ese gol, los de Mendilibar pasaron por encima de su rival en el primer tramo de partido. Con Inui como principal estilete por la banda izquierda, desmontó el dibujo de los visitantes, a los que les costó ajustar la defensa ante un equipo con extremos tan abiertos. Aun así, una falta sacada por Aleix a los cinco minutos hizo que Dmitrovic tuviera que intervenir de forma decisiva.

En pleno monólogo local llegó el 2-0. De nuevo fue Inui el que comenzó la jugada, dobló ante la llegada de José Ángel y este puso un gran centro para que Charles cabecease a la red. Un tanto lleno de precisión y que habla muy bien de lo que es este Eibar, un equipo intenso y que mueve el balón muy rápido. Difícil de parar cuando está en un buen momento. En el 20'. Kike tuvo el tercero en un córner, pero su cabezazo, con todo a favor, se marchó fuera por poco.

El Girona tardó en recomponerse. Con el paso de los minutos, al menos logró quitarse el agobio de los locales y acabó de meterse en el partido con la que fue casi su única ocasión. Tuvo una falta al borde del área y Timor la puso en la escuadra. El tanto igualó las fuerzas e hizo soñar al Girona con la remontada. De hecho, al filo del descanso Stuani tuvo un taconazo en el área pequeña que desvió Arbilla.

Pero el descanso recargó las pilas del Eibar, que volvió a salir con una marcha más en la segunda parte. No tardó unos pocos segundos en marcar, pero el tanto también llegó pronto. En el 53', Charles ganó un balón aéreo, lo prolongó a Kike y el remate de este lo aprovechó en el rechace Inui para hacer el 3-1 y volver a dar un colchón a los suyos.

Esta vez, el Eibar sí supo manejar mejor el encuentro. Tuvo la posesión del partido, aunque sin acosar el área de Bono, y apenas dejó que su rival rondase a Dmitrovic, que tuvo una segunda mitad muy plácida. Machín intentó dar la vuelta a la situación moviendo el banquillo, pero los cambios no dieron resultado. Es más, el la última jornada de partido, Jordán hizo el definitivo 4-1 aprovechando que la salida de Escañante le sirvió para adelantar su posición. El Eibar se va a comer el turrón muy cerca de Europa en unas vacaciones muy plácidas que tampoco deben quedar amargadas por este resultado para el Girona.

TAMBIÉN TE INTERESARÁ

principal 4537047079586496831

Publicar un comentario

item